La guerra de la pulga y el terrorismo de nuevo tipo

En los cuatro últimos años el mundo cambió definitivamente. Al Qaeda cambió su eje, su estructura y su metodología. Ahora ha extendido sus tentáculos a otros lugares del mundo como Libia, Yemen, Nigeria y Siria. Es un amenaza que ha cambiado. Ahora está descentralizada y sigue reclutando a personas de las más diversas nacionalidades y acopiando recursos financieros.


En el último informe sobre el Estado de la Unión, Barak Obama aseguró que el corazón de Al Qaeda en Afganistán está en camino de ser derrotado, si ya no lo está. Los que aun se encuentran operativos gastan más tiempo y energía en pensar en su propia seguridad que conspirando. Se sabe que ellos no dirigieron los últimos ataques en Bengazi ni en Bosnia. No han podido realizar un ataque exitoso en los EEUU desde el 11S. El último intento durante la maratón de Boston fracasó.

Al Qaeda es una sombra de lo que fue
Efectivamente el núcleo de Al Qaeda ha sido desarticulado, ese núcleo que relacionamos con Bin Laden y las bases de Paquistán y Afganistán. Pero hay una historia más grande que se le escapa al presidente Obama. Se trata de una nueva Al Qaeda, una nueva red terrorista de la era post Bin Laden.

Abu Masab al -Suri

El gobierno de los EEUU no ha sido totalmente franco sobre este problema que está emergiendo. Para entender esto es necesario conocer a Abu Masab al -Suri. Personaje tan misterioso que ni siquiera se sabe si está vivo.

Al-Suri es un sirio que fue atrapado en 2005 por el régimen de Bashar Al Assad pero fue liberado al empeorar la guerra civil en aquel país. En 2009 publicó en Internet un manifiesto de 1600 páginas que replantea la jihad global.

Cuando Bin Laden aun vivía debatieron internamente cómo hacer su guerra. El enfoque de Bin Laden era mantener la estrategia de los ataques espectaculares como el 11s. Ataques planeados, financiados y dirigidos de arriba hacia abajo.

Mientras que en esos mismos debates al-Suri proponía una estructura más horizontal donde cada uno realizaría actos por iniciativa propia, sólo recibiendo instrucciones aprobatorias de la conveniencia o no de operar en tal o cual territorio y enfrentar a tal o cual gobierno local o nacional.

Se sabe que la mayoría de esas instrucciones aprobatorias se realizaron en foros de diarios, luego en chats de parejas y se comprobó que últimamente utilizaban un intrincado sistema en Twitter.

Lobos solitarios
De esta manera se generó un ejercito organizado a partir de muchos nodos independientes. En este punto se supone que Al Qaeda es una inspiración pero no una conducción real operativa de la red terrorista. Estamos frente a individuos que actúan solos y que únicamente se conectan para corroborar que no están atacando a potenciales aliados o socios en las sombras de la organización.

Libro La guerra de la pulgaLuego de que el núcleo de al Qaeda fuera duramente golpeado mas no derrotando ni aun con la muerte de Bin Laden, este nuevo pensamiento comenzó a tomar cuerpo.

Al-Suri mezcló su pensamiento con la información obtenida de un libro clásico sobre guerra de guerrillas. Un clásico de los años 60, La guerra de la pulga de Robert Taber.

Este libro sostenía que una efectiva guerra de guerrillas debía ser tan intensa como las pulgas sobre un perro. Las pulgas lo acosan sin pausa aunque son mas pequeñas que el perro.

Una gran cantidad de pequeños actos terroristas como el atentado del maratón de Boston, pero hechos con tanta frecuencia y en tantos y diferentes lugares y situaciones que lograran enloquecer a los gobiernos y sociedades como las pulgas al perro. En su idea esta sistematización forzaría al colapso de la economía y los gobiernos.

Pero esta estrategia depende de la efectividad en la capacidad de comunicarse. Situación que al momento el gobierno de los EEUU parece tener neutralizado. Hay una enorme cantidad de lugares donde se esconden los nuevos líderes de Al Qaeda y es cuestión de tiempo o azar encontrarlos, pero esta guerra de nuevo tipo es muy difícil de combatir porque el ejército esta integrado por miles de individuos movidos y alentados atener sus propias ideas.

Y los más interesante es que parte importantísima de este nuevo campo de batalla está en la Internet. Aquí surge la imagen del lobo solitario que es un reto muy diferente para los servicios de inteligencia ya que esos lobos solitarios no necesariamente deben llegar desde otros países sino que se generan internamente en las sociedades en las que actúan.

Por ejemplo Nidal al Hasan, el mayor -psiquiatra- del ejército de los EEUU quien lenta y silenciosamente se fue convirtiendo en un jihadista que mató a 13 personas en Fort Hood en 2009.

Según su propio testimonio era discípulo de Anwar al-Awlaki, el predicador estadounidense yemení asesinado con un ataque desde un dron hace unos años. Anwar al-Awlaki a su vez reconoció estar inspirado en Abu Masab al -Suri. Entonces hay una red de gente coordinada vía Internet donde las personas son parte del grupo pero no están conectadas entre sí.

Internet y la vigilancia masiva
Es amenaza amorfa que se encuentra allí afuera, por cuanto la única manera de que los EEUU y los principales países de Europa puedan tener ciertas certezas y tranquilidades es ejerciendo la vigilancia masiva en la Internet. Recursos tecnológicos que han sido usados de manera tan controversial que han puesto en debate todo el sistema y del cuál, la denominada neutralidad en la red apunta también en ese camino.

Los casos de Wikileaks y personajes como Assange, Snowden y otros han causado un daño enorme y no sólo económico, calculado en 10 mil millones de dólares, sino que se estima que aun faltan al menos cinco años para reparar las pérdidas ocasionadas. A su vez han permitido que algunos políticos en Washington apunten a limitar esa vigilancia. La torpeza y el abuso ha logrado limitar el accionar de la Agencia de Seguridad Nacional cuando más se la necesita.

Assange en la embajada de Ecuador en Londres.

También es cierto que es muy posible que las agencias exageren esas amenazas para obtener mayores presupuestos y para intervenir en la privacidad de las personas.

En ese debate que no sólo se da en las principales capitales del mundo sino también, tibia y tímidamente, aquí en Argentina, donde las agencias de inteligencia están orientadas a la vigilancia interna, al seguimiento de políticos opositores y hasta los propios del oficialismo. Sin ningún tipo de control ya que quienes deben ejercerlo, los legisladores, ha delegado ese deber en mansos operadores del Gobierno Nacional.

Las agencias en los EEUU y Europa van a ser limitadas en los próximos años. Ya lo están siendo. Hasta hace poco tiempo han operado en el secreto total y sin auditorías serias. Sin supervisión, la dinámica de la actividad lleva a los abusos a las libertades civiles que han vulnerado no sólo en los EEUU sino en todo el mundo, llegando inclusive al teléfono celular de Ángela Mekel.

 

Guillermo Bertoldi

Gracias por compartirloShare on LinkedInShare on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Publicado por

Guillermo Bertoldi

Guillermo Bertoldi. Soy periodista, licenciado en Ciencias de la Comunicación Social y analista de Opinión Pública. Completé estudios superiores en sociología de las comunicaciones y management político. Especialista en Comunicación Electoral y de Gobiernos. Participé en más de 50 campañas electorales nacionales, provinciales y municipales. Autor de “La Campaña Emocional, comunicación política en el territorio de los sueños”. Profesor en la Universidad del Este en las cátedras de Gerenciamiento de la comunicación de crisis y de Mediación y negociación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *