Den Pobedy, historia de una canción

“Den Pobedy” (Día de la Victoria) fue compuesta en 1975 para participar de un concurso que premiaría a la mejor canción que celebrase el 30º aniversario de la victoria de la URRS en la II Guerra Mundial. La obra no solo no ganó sino que los jurados consideraron que era demasiado “occidentalizada” y recomendaron enfáticamente que no fuese interpretada.

La canción estuvo prácticamente seis meses en un cajón hasta que Lev Levchenko, quien canta el tema en el video que sigue, se atrevió (literalmente) a presentarla en público. Y lo hizo en en el Gran Salón del Kremlin (donde se celebraban los congresos del PCUS), durante la fiesta del Día de las Milicias. Éste vídeo es de la televisión soviética y está fechado en 1976.

Cuenta la leyenda (porque esta canción tiene muchas leyendas) que los censores intentaron cortar su interpretación, pero Levchenko estaba seguro que más allá de la recomendación de los comisarios de la Cultura, su tema sería ampliamente aceptado. El Gran Salón se vino abajo con los aplausos y peticiones de bis, y se convirtió en una de las canciones favoritas del mismísimo Brezhnev.

El tema de la canción, combinando la melancolía de los más viejos con la euforia de la victoria, amén del estilo rimbombante, tocó la fibra del pueblo ruso, y como se observa en el video que sigue, se interpreta en la Plaza Roja todos los 9 de mayo (Día de la Victoria) hasta hoy, aun después de la desaparición de la URSS.

Allí vemos a Levchenko, obviamente mucho más viejo que en el primero, recibiendo el aplauso y amor de millones que espectadores.

Finalmente, dejo la versión, mucho más elaborada y la que personalmente más me gusta, del tenor Yuri Karmelev con el niño bieloruso Andrey Kunets en 2007 en Minsk.

Más de 25 millones de rusos murieron durante esa guerra. Pero en la actualidad el Día de la Victoria es considerado un feriado nacional más aunque constituye una gran fiesta en todas las ciudades y pueblos de la región ruso hablante. La canción no sólo evoca con nostalgia a los combatientes sino a todos los rusos que participaron del impresionante esfuerzo de guerra en las fábricas y los campos. De ahí también su popularidad ya que hace 30 años no era difícil reconocerse en ese sentimiento.

El investigador e historiador David MacFayden  en Red Stars: Personality and the Soviet Popular Song, refiere que “esta poderosa canción no se basa en la valentía de jóvenes soldados, sino en las memorias particulares de envejecidos y canosos veteranos. Su combinación conmovedora de alegría por una espectacular victoria y tristeza por la gran pérdida suena tan relevante hoy, cuando la guerra en sí es algo que muchos jóvenes rusos ni conocen ni les interesa”.

Guillermo Bertoldi

 

Gracias por compartirloShare on LinkedInShare on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Publicado por

Guillermo Bertoldi

Guillermo Bertoldi. Soy periodista, licenciado en Ciencias de la Comunicación Social y analista de Opinión Pública. Completé estudios superiores en sociología de las comunicaciones y management político. Especialista en Comunicación Electoral y de Gobiernos. Participé en más de 50 campañas electorales nacionales, provinciales y municipales. Autor de “La Campaña Emocional, comunicación política en el territorio de los sueños”. Profesor en la Universidad del Este en las cátedras de Gerenciamiento de la comunicación de crisis y de Mediación y negociación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *