Snapchat | Clarín y el debate sobre contenidos exclusivos del gobierno de Macri

La queja presentada por Clarín respecto de la cobertura que realizó en Snapchat en la nota Macri volvió a entregar contenido exclusivo a un medio extranjero planeta un interesante debate.

En la previa y durante la visita del presidente Obama, Mauricio Macri mostró en su cuenta de Snapchat la intimidad de los preparativos. Días antes había presentado su cuenta mediante un video aplicado en otra red social: Facebook.

Snapchat es una red social que aloja imágenes y videos cortos, nació con la idea de que fueran efímeros, es decir que se borraran de acuerdo al gusto del emisor pero luego fortaleció la opción de poder almacenarlos, también a demanda del propietario.

Snapchat es una plataforma de conversación basada en imágenes. Y actúa con la misma lógica que las otras que conforman las denominadas redes sociales. Tal el caso de Twitter, Facebook, Instagram y Pinterest. Es cierto que se pueden volcar contenidos y de hecho se hace pero con muy poco impacto en los públicos que las consumen.

Técnicamente las redes sociales no son medios de comunicación sino plataformas, en este caso de conversación.

Aun el sitio de Clarin.com en términos estrictamente técnicos tampoco es un medio tradicional en tanto una nota tomada del diario en papel se reconfigura a lo largo del día con nuevos acontecimientos, la utilización del hipervínculo, la reubicación en diferentes lugares del site, el cambio del título, hechos que ocurren por la interacción de los comentarios de los lectores en línea y el rankeo que va teniendo durante su exposición.

obama-snapchat

Plantear que es un “medio” y encima “extranjero” es tan absurdo que debe haber otra intención atrás. No puede explicarse desde la ignorancia de quién escribió el artículo porque su autor, sencillamente, no es un ignorante.

Pero además Clarín y los otros medios tradicionales tienen un más grave problema que no haber podido capturar las imágenes del Snapchat presidencial: con pocas excepciones han dejado de hacer periodismo.

Tal como están planteados los medios se vuelven irrelevantes para millones de personas. Al punto que el propio noticiero insignia del grupo ha dejado de dar noticias para convertirse en un programa de entretenimiento basado en la actualidad. En 2005 tenía un promedio de 25 puntos de rating y ahora apenas acaparan 10.

Los gustos de las audiencias y la manera en la que acceden a información cambiaron y los medios lo saben no sólo porque miden el rating minuto a minuto sino porque las notas volcadas en sus websites también son rankeadas de acuerdo a las visitas que reciben. Por eso es que, por ejemplo, en la cobertura de noticias internacionales del Canal 13 (sección que se llama Vuelta al mundo en 80 segundos) muestran notas de color, sin marco ni contexto aun en la cobertura de eventos como un atentado terrorista. No porque no puedan hacerlo, sino porque a sus públicos no les interesa.

Y como han cambiado los gustos ha cambiado también la forma de acceder a la información que esas audiencias consideran importantes en su vida cotidiana.

La nota de Clarín sería impensable si en lugar de reclamar la entrega de imágenes publicadas en Snapchat se quejara de que no le llegó la gacetilla y fotos con la cobertura; tal cuál se hacía hace 25 años desde cualquier oficina de Prensa gubernamental. Pero es la misma situación.

Aunque no se encuentra en la nota de Clarín lo que esconde el reclamo es la imposibilidad de linkeo desde esas plataformas, es decir, la posibilidad de apropiarse de esos contenidos, y por eso plantean la idea de que se trata de contenidos exclusivos.

Es una situación que se está configurando y el periodismo y las empresas periodísticas aún no han tomado en serio. Pero lo que sí han tomado y muy en serio es la apropiación de contenidos generados en las redes sociales.

Lo que Clarín insinúa en esa nota es que los gobiernos están obligados a emitir y poner a disposición de manera inmediata y gratuita todos los contenidos (que los medios estimen noticia) pero no consideran que esa reciprocidad debería incluir la publicación, también, de todos esos contenidos.

Hay noticieros, como los de América, en que casi la mitad de las imágenes emitidas corresponden a fotos y videos tomados de redes sociales y agencias digitales o directamente desde YouTube.

Clarín, y todos los demás, generan noticias a partir de tuits tomados de Twitter. Oportunamente comentaban y presentaban las cartas de CFK en Facebook, y sin excepción utilizan fotos y videos de la red -además de contenidos de tuis personales-, cuya propiedad intelectual está en una nebulosa jurídica en tanto se cite la fuente.

redes-sociales-2175178w280La elección de Snapchat por parte de gobierno de Macri, seguramente, ha estado inspirada en la decisión de apuntar a un segmento específico de la opinión pública. De llegar a esos jóvenes, los denominados millenials y post millenials según su edad, que utilizan esa red social.

La eliminación de intermediación para la difusión de actos de gobierno es una medida saludable en tanto esos gobiernos se encuentren abiertos y receptivos a la inquisición de la prensa libre. Cosa que ocurrió, aún durante la cobertura vía Snapchat, con la conferencia de prensa conjunta que brindaron ambos mandatarios y la libertad de acceso a todos los eventos de ese día, con las limitaciones que permitía el sistema de seguridad de protección de ambos presidentes.

Tal vez la gran discusión no sea hacia dónde van los medios de comunicación y las plataformas de redes sociales, sino hacia dónde irá la pauta publicitaria que mueve ambos universos. Aunque no habría que enfocarse sólo en esa cuestión, tan de medios tradicionales, cuando no hay uno sólo en Argentina que viva de la publicidad, sino que son parte de operaciones que los superan.

Guillermo Bertoldi

Gracias por compartirloShare on LinkedInShare on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Publicado por

Guillermo Bertoldi

Guillermo Bertoldi. Soy periodista, licenciado en Ciencias de la Comunicación Social y analista de Opinión Pública. Completé estudios superiores en sociología de las comunicaciones y management político. Especialista en Comunicación Electoral y de Gobiernos. Participé en más de 50 campañas electorales nacionales, provinciales y municipales. Autor de “La Campaña Emocional, comunicación política en el territorio de los sueños”. Profesor en la Universidad del Este en las cátedras de Gerenciamiento de la comunicación de crisis y de Mediación y negociación.

Un comentario en “Snapchat | Clarín y el debate sobre contenidos exclusivos del gobierno de Macri”

  1. Muy interesante aunque disiento en la idea que el autor no es un ignorante, en su tuiter @jmbouthemy discute sobre las dos controversias, que snapchat es un medio y el concepto de territorialidad de la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *